Archivo de la categoría: Espacios Verdes

Los bosques de la Ciudad de Buenos Aires

Mapa bosques

 

21 de marzo: Día Internacional de los Bosques

 En el momento de conmemorar el Día Internacional de los Bosques, se suscitó el interrogante acerca de cómo considerar desde el punto de vista normativo los llamados Bosques de Palermo, haciendo una analogía con los dichos del conocido tango “Los 100 barrios porteños”1, ya que en realidad, la Ciudad de Buenos Aires no contabiliza más de 48 barrios hasta el presente. La pregunta sobre si los Bosques de Palermo son bosques o no, es válida. Surgió, pues, la duda acerca de si los llamados Bosques de Palermo, son realmente “bosques” o bien se trata de parques públicos arbolados, y la designación “bosques” representa tan solo una costumbre por tratarse de un gran espacio público arbolado con un fuerte valor simbólico y referencial tanto para nuestra Ciudad como para la Región Metropolitana.

 Para respondernos tal pregunta, y luego de una exhaustiva búsqueda en la legislación vigente en nuestro país, pudimos concluir que dicho espacio público realmente constituye un bosque. En tal sentido, otros espacios públicos de nuestra Ciudad también podrían ser definidos como “bosques” ya que cumplen con todas las pautas establecidas por la normativa vigente para que se los designe como tales.

La normativa

 Según se establece en el Anexo 1 del Decreto Nacional Nº 710/95, mediante el cual se aprueba el Texto Ordenado de la Ley Nacional 13.273 -Ley de la Defensa de la Riqueza Forestal Argentina2, en el artículo 5º los bosques implantados por el ser humano se clasifican en: protectores, permanentes, experimentales, montes especiales y de producción. El art. 6º expresa que una de las funciones de los bosques protectores consiste en “asegurar condiciones de salubridad pública”. El art. 7º expresa que los bosques permanentes son aquellos que deben mantenerse porque “forman parques y reservas nacionales, provinciales o municipales”; también “los que se reserven para parques o bosques de uso público”.

 Por otra parte, la Argentina adoptó como definición de bosque los siguientes parámetros: a) superficie arbolada=1ha; b) cubierta de copas=22,5%; y c) altura mínima en su madurez=3m. Esta definición se adopta para los Mecanismos de Desarrollo Limpia (MDL) por la Oficina Argentina del Mecanismo para un Desarrollo Limpio (OAMDL), la cual depende de la Unidad de Cambio Climático de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

 Los países huéspedes de proyectos de MDL, como la Argentina, eligen una opción dentro del rango establecido para tamaño superficie (entre 0,5 y 1,0 ha), cubierta de copas (10 al 30%) y altura mínima de árboles a su madurez in situ (entre 2 y 5m).

Los espacios verdes de la Ciudad y los bosques urbanos

 Los espacios verdes deberían conformar un sistema con corredores y una jerarquía que les permita funcionar y prestar servicios ambientales como una “red” en todo el territorio de la Ciudad. En particular, son importantes los corredores de conexión entre ellos, ya que los mismos permiten mantener vinculados los nodos y centros de la red. Los bosques urbanos se constituirían en los centros de mayor jerarquía, y de ellos deberían irradiarse los corredores que alimentan al sistema como un todo.

 Dado que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) reconoce la existencia de bosques urbanos por cercanía a los centros urbanos o bien porque están en los mismos centros, algunos espacios verdes de la Ciudad bien pueden considerarse como bosques urbanos.

 Por otro lado, la Ley 25.080 de Inversiones para bosques cultivados, en el art. 4º entiende que el “bosque implantado o cultivado es el obtenido mediante siembra o plantación”. Asimismo, la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, en el art. 2º, considera nativos a los ecosistemas forestales naturales compuestos predominantemente por especies arbóreas nativas maduras, con diversas especies de flora y fauna asociadas, en conjunto con el medio que las rodea –suelo, subsuelo, atmósfera, clima, recursos hídricos-, conformando una trama interdependiente con características propias y múltiples funciones, que en su estado natu8ral le otorgan al sistema una condición de equilibrio dinámico y que brinda diversos servicios ambientales a la sociedad, además de los diversos recursos naturales con posibilidad de utilización económica”.

 De esta manera, se reconoce que los bosques cumplen servicios ambientales fundamentales, en particular en relación con el agua, el aire y el suelo. Por tales motivos los bosques urbanos resultan de fundamental importancia ya que, entre otras, actúan como reguladores del agua de lluvia, purificadores del aire atmosférico, además de dar mantenimiento a la temperatura del suelo y por ende del aire. La Ciudad de Buenos Aires cuenta con espacios verdes que, por su dimensión, cubierta arbórea y altura de sus ejemplares, bien pueden considerarse como “bosques”. Los mismos cumplen esta función reguladora tan significativa para la ecología urbana.

Por otra parte, y en función de la relación entre los distintos espacios verdes de la Ciudad y la investigación realizada al respecto sobre la normativa vigente, se pudo constatar que a la fecha, por continuar vigente la Ordenanza 440823, (que deroga al Decreto 1000/1978) la Ciudad de Buenos Aires no contaría al momento con una definición precisa respecto a lo que es un jardín, plaza, plazoleta, parque, etc., a pesar de que en la actualidad la Ciudad tiene una gran cantidad y variedad de los mismos.


Conclusiones

  1. Los “bosques urbanos” existen y la Ciudad contaría con varios de ellos.

  2. La normativa vigente, y en particular los parámetros definidos por la Argentina para los MDL, ameritan la reconsideración del nombre de algunos espacios verdes urbanos de la Ciudad para que se los considere como “bosques”.

  3. La normativa vigente en la Ciudad no tiene definiciones precisas de los distintos tipos de espacios verdes -existentes y futuros-; tampoco están configurados a la manera de un sistema integral de espacios verdes que presten los servicios ambientales necesarios para el sustento de la vida urbana de los habitantes así como la flora y la fauna asociada a ellos; todo esto degrada la calidad ambiental de la Ciudad.

Por último, la celebración del 21 de marzo como Día Internacional de los Bosques, correspondería ser debidamente incorporada a la Ciudad de Buenos Aires para tomar verdadera conciencia de la existencia e importancia de los bosques en esta época de cambio climático.

Dr. Gabriel Bautista

Notas

1Los cien barrios porteños, Vals1945, Música: Rodolfo Sciammarella, Letra: Carlos Petit (En: http://www.todotango.com/Spanish/las_obras/Tema.aspx?id=gJeTnBuZC3Q=).

2Modificada por otras Leyes, a saber: 14008,19989,19995, 20004, 20531, 21111, 21990, 22374 y 24028.

3 Boletín Municipal 18.769